Identificarse

Identificarse

  • "La primera de las fuerzas que dirigen el mundo es la mentira."
    Jean-François Revel
    Un portal, en español, de consulta y orientación para los alumnos y profesores de Teoría del Conocimiento del Bachillerato Internacional
     
  • Las píldoras de la Teoría del Conocimiento
    Llamaremos píldoras de TdC, a ejemplos de situaciones, investigaciones y noticias en sentido amplio, que puedan servir para ilustrar en qué consiste la Teoría del Conocimiento.
  • 1
  • 2

¿Qué es la Teoría del Conocimiento?

   ¿Cómo sabemos lo que sabemos? ¿Qué distingue a la ciencia de la pseudociencia? ¿Qué facultades nos capacitan para el conocimiento y qué límites tienen? ¿Qué métodos se aplican en las diferentes áreas de conocimiento y en qué se distinguen?
   Estas, y otras muchas cuestiones son tratadas en la asignatura de Teoría del Conocimiento del Bachillerato Internacional. Solemos dar por supuesto que el conocimiento establecido es seguro y estable, pero ésta es una visión muy superficial. De una forma no convencional, sino con una actitud de búsqueda basada en la indagación, los alumnos de Teoría del Conocimiento descubren la variedad de tipos de conocimiento que hay, y las relaciones que hay entre éstos.

Aspectos de la TdC

  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
  •     Se llama forma de conocimiento a las facultades o herramientas de que nos valemos para llegar a saber algo. Cuando nos preguntamos cómo sabemos lo que sabemos, tendremos que hacer alusión a las formas de conocimiento. En TdC, se reconocen ocho formas de conocimiento, de las que se debe profundizar en cuatro. Se anima a que no se las considere aisladamente, sino analizando sus respectivas aportaciones a las diferentes áreas de conocimiento.

    Leer más
  •    El conocimiento se divide en áreas específicas, o diferentes ramas del saber, según la naturaleza del campo intelectual que se esté tratando. En TdC, se tratan ocho áreas de conocimiento.

    Se considera que los alumnos tienen que conocer los rasgos específicos de seis, así como la colaboración que se puede producir entre éstas y las distintas formas de conocimiento.

    Leer más
  •    Todo alumno de TdC tiene que escribir un ensayo, que no será evaluado en su centro ni por su profesor, sino que será evaluado externamente. El ensayo debe tener una extensión máxima de 1600 palabras, tiene que tratar sobre uno de los títulos prescritos para cada convocatoria de exámenes, y constituye un 67% de la nota final de TdC.

    Sin duda, es el aspecto de la asignatura en la que invertir más esfuerzo y tiempo.

    Leer más
  •     Llamaremos píldoras de TdC, a ejemplos de situaciones, investigaciones y noticias en sentido amplio, que puedan servir para ilustrar en qué consiste la Teoría del Conocimiento.
        En todas ellas, se citarán áreas y formas de conocimiento implicadas, y se plantearán preguntas de conocimiento basadas en situaciones de la vida real que sean susceptibles de ser analizadas desde la perspectiva de la Teoría del Conocimiento.

    Leer más
  •    Todo alumno de TdC tiene que hacer, como mínimo, una presentación oral, en la que, partiendo de situaciones de la vida real, demuestre que los conocimientos y conceptos de la asignatura, tienen aplicación efectiva a situaciones de la realidad cotidiana. Se trata de analizar una situación que incite al análisis de un problema de conocimiento, llegando a una conclusión razonada.

    Leer más
  •    En la asignatura de TdC, no es lo ideal seguir un libro de texto, como se hace convencionalmente en otras materias. Sin embargo, es imprescindible encontrar ejemplos y situaciones que permitan al profesor y a los alumnos dar buenos argumentos con los que contestar las preguntas de conocimiento que suscitan las áreas y las formas de conocimiento.

    Leer más

Citas citables

“El conocimiento es la pequeña parte de la ignorancia que ordenamos y clasificamos”.
Ambrose Bierce (1842-1914)

“Si 50 millones de personas dicen una estupidez, sigue siendo una estupidez.”
Anatole France (1844-1924)

“La información se adquiere por lo que a uno le dicen, el conocimiento mediante el pensamiento”.
Fritz Machlup (1902-1983)

“Todos los hombres tienen opiniones, pero pocos piensan”.
George Berkeley (1685-1753)

Publicaciones destacadas

   He aquí algunos libros recomendados en los que encontrar situaciones de la vida real, que sirvan como ejemplos eficaces para los trabajos de TdC.

 

                                                                                                                                        

    Todos sabemos que la Historia es el área de conocimiento en la que más frecuentemente se manipula, se distorsiona, o se altera la realidad. Sin embargo, demostrarlo con datos y verdaderas pruebas históricas, está al alcance de muy pocos. Eso es precisamente lo que consigue María Elvira Roca Barea en este deslumbrante libro. El lector descubrirá que también él había asumido acríticamente lugares comunes muy arraigados, sobre distintos imperios, pero especialmente sobre la leyenda negra española. Y además, comprenderá los mecanismos interesados que los crean y los divulgan, hasta convertirlos en verdades que, además de ser asumidas, resulta una osadía cuestionar. Si la Historia aspira a ser conocimiento, tiene necesariamente que marcar distancia con la ficción superficial y políticamente interesada. Una lectura imprescindible para comprender el problema de conocimiento más frecuente al que se enfrentan los verdaderos historiadores, y que llevará al lector a extrapolar sus conclusiones a muchas situaciones del presente.

                                                                                                                                        

      Un gran clásico –difícil de encontrar y más bien olvidado- este libro de Stanislav Andreski es una irónica reflexión sobre las maniobras intelectuales con las que algunos científicos sociales han intentado hacerse merecedores del estatus de científicos ante la opinión pública.

     Desde la aparente medición y cuantificación objetiva de cuestiones humanas, el sectarismo subyacente de las tendencias ideológicas, hasta el uso de un lenguaje mixtificador, Andreski se propone desvelar las maniobras con las que algunos ídolos de las ciencias humanas en su época, a los que reprocha su falta de rigor y honestidad intelectual, realizan maniobras de prestidigitación ante un público deslumbrado por una nueva forma de brujería. El daño infligido se constata, por ejemplo, en el sector en el que más psicólogos, sociólogos y pedagogos son contratados –la educación- con una eficiencia inversamente proporcional al número de especialistas contratados.  El autor confía, sin embargo, en que el paso del tiempo, permitirá distinguir la farsa de las verdaderas aportaciones al conocimiento.